Opinión

Opinión

¿Qué hacer cuando el amor no es correspondido?

La estructura deportiva nacional sigue carente de imaginación y el amor de los propios día a día se va esfumando para convertirse en desencanto.

Por: Ezequiel Juaristi
14 de febrero de 2021

Los abrazos, muestras de cariño y toda la banca pública que se demostró para con el Ministerio de Turismo y Deportes en los primeros meses de gestión parece que se esfuman día a día luego de notarse una carencia de imaginación y que todo ese amor expresado no era correspondido.

Y es que a diario, diversos actores del deporte demostraron su apoyo y expresaron en cada una de las declaraciones que sentían como propia la gestión encabezada por Lammens y Arrondo. Hoy, cumplido casi un tercio de gestión, los derechos brindados para esas bases del deporte escasean así como también el acompañamiento a esas actores por parte de la estructura nacional en situaciones claves.

El acompañamiento a esas actores no estuvo ya que ni siquiera en las últimas semanas hubo pronunciamientos sobre determinadas situaciones que se padecieron en el deporte argentino.

En esas últimas semanas se repitieron las amenazas de corte de servicios a decenas de clubes. ¿Dijo algo el Ministerio o la Secretaría de Deportes?, NO.

Parte de los clubes, de hecho, elevaron al Jefe de Ministros Santiago Cafiero una nota para que estire los plazos de un decreto que impedía esos cortes, ¿Hubo respuesta alguna?, NO.

En las últimas semanas hubo un suicidio de un deportista, ¿Dijo o hizo algo el Ministerio o la Secretaría?, NO.

En las últimas semanas se generaron situaciones de ocupación de clubes de barrio y desalojos provocados de manera unilateral por dueños de terrenos donde habían clubes o espacios deportivos, ¿Dijo algo el Ministerio o la Secretaría?, NO.

En las últimos días se dio un golpe al corazón asociativo de los clubes tras el desembarco del empresario Christian Bragarnik al histórico club de barrio Ferrocarril Oeste. ¿Hizo o dijo algo el Ministerio o la Secretaría que meses antes había expresado no querer el modelo privatizador en las instituciones?, NO.

En las últimas semanas se redobló el esfuerzo de los clubes para que se reglamenten al menos alguno de los artículos de la ley 27098, ¿Dijo algo el Ministerio o la Secretaría de Deportes?, NO.

Semana a semana las provincias demuestran que tienen más ganas de que al menos parcialmente haya cambios. Nación se encarga de que todo siga igual de mal y bajo un "sálvese quien pueda".

Esta semana, de hecho, la provincia de Córdoba aprobó la ley 10740 que acompaña a los clubes y declara la inembargabilidad de sus bienes.

Esta semana la provincia de Buenos Aires lanzó la segunda etapa de un registro de clubes de barrio facilitado, accesible, mejorable, pero que ya cuenta con más de 5100 anotados.

Nación se excusa con que no hay recursos para aprobar la ley 27098 aunque no tiene demasiadas voluntades para conseguir esos recursos o que se reglamenten parcialmente artículos que no necesitan un desembolso mayor de dinero.

Como el 4, 5 y 6 en el que se crea y organiza un registro de instituciones. Como el 8 en el que crea una Unidad de Asistencia para "asesorar a las entidades con el fin de facilitar el cumplimiento de los requisitos necesarios para inscribirse en el registro".

O como el 17 en el que se declara la Inembargabilidad que "estén afectados a los fines deportivos, recreativos y sociales".

O como el 18 en el que se asegura el derecho a la propiedad para aquellos clubes de barrio que tengan sus sedes construidas en terrenos fiscales.

Tampoco se tuvo en cuenta que un programa como el tan enaltecido "Clubes en Obra" tenga un carácter inclusivo y que sirva exclusivamente para -como contempla el artículo 12- realizar las obras para los "ajustes razonables a fin de adaptar las instalaciones a las necesidades y la accesibilidad de las personas con discapacidad".

En realidad la ley, si se tuviese ganas y deseos, se reglamenta. Como no hay ganas ni deseos y probablemente tampoco conocimientos no se reglamenta.

En realidad, cada padecimiento dentro del deporte si se tuviese ganas, deseos, conocimientos y se supiera articular en mesas de trabajo se podría lograr.

No hay demasiada ciencia.

El Ministerio y la Secretaría estiran la cuerda. Ven hasta donde aguantan los clubes. Hasta donde aguanta el deporte. Hasta donde el amor que siente cada uno de los dirigentes, profes, padres, madres y chicos y chicas por el deporte le gana a las exigencias de una organización y condiciones dignas de trabajo.

Hoy, a casi un año y tres meses de comienzo de gestión nos preguntamos ¿Qué hacer cuando el amor no es correspondido?, o más precisamente ¿Qué tienen que hacer los actores del deporte que mayoritariamente demostraron su banca a un proyecto deportivo que ni siquiera les dio un espacio de debate?

¿Tendrá un cheque en blanco esta estructura deportiva?.

Yo no lo creo, apelo a que de una buena vez por todas los ninguneados se revelen, les exijan a los que le tienen que exigir los derechos que les corresponden y que puedan contar con las mínimas condiciones para desarrollar su tarea sabiendo que un deporte superador es posible.


Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.