Política Deportiva

Política Deportiva

Parar la pelota hasta el año que viene

Asusta y no se lo considera pero sería fundamental para la salud de los chicos.

Por: Ezequiel Juaristi
4 de septiembre de 2020

El mundo del deporte aún no arranca y probablemente no arranque. Éste, el 2020, debería saberse como año perdido y pensar en el próximo, en lugar de buscar vericuetos que no hacen más que ilusionar a propios y extraños sobre un regreso que nunca debería llegar.

Y es que nunca debería llegar porque no están dadas las condiciones. Porque la educación pese a mandar algunos mensajes no puede ni tiene que volver a las aulas y porque en las diversas estructuras deportivas ni siquiera debería darse el debate.

No debería mencionarse porque lo protocolos son para pocos y la mayoría no puede cumplirlos. Porque lamentablemente la actividad deportiva en espacios cerrados -y también abiertos- es impracticable y no debemos tomar como ejemplo casos puntuales como las burbujas de la NBA o la Champions y Europa League que se hizo de una manera super profesionalizada y con cien millones de ojos puestos en justamente los millones que valen los deportistas.

El ejemplo de la "burbuja" de Boca Juniors con una veintena de contagios y rogándole a todos los dioses para que no se contagie Miguel Ángel Russo (paciente de riesgo) evidencia que en Argentina, en Sudamérica y en el 90% del mundo hoy la actividad deportiva no está en condiciones de regresar.

A su vez, y el punto del que nadie habla, es que no se sabe a ciencia cierta como responde el cuerpo a tantos días de aislamiento y nula actividad física por lo que el riesgo de regresar sería aún mayor.

Con este panorama no se entiende porque no hay una medida, un pensamiento razonable, una determinación o un pronunciamiento por parte del Ministerio de Turismo y Deportes o la Secretaría.

Porque no se pone el ojo en armar una batería de contenidos educacionales en lugar de armar protocolos ficticios. ¿Será porque escasean los cuadros técnicos en la estructura ministerial que preparen esos contenidos?


El pedido por parte de seis Confederaciones del interior del país caló hondo en Miguel Sánchez y Avenida Del Libertador. Por más de alivianarlo y expresarlo en buenos términos, las estructuras firmantes preocuparon a la estructura gubernamental que se queda a diario sin el respaldo de los actores deportivos pese a las expectativas iniciales.

Ese documento en el que solo pedían conocer e interiorizarse y manejarse de manera ordenada ya es un pensamiento coincidente en otras tantas estructuras deportivas del país que no saben, no conocen y no tienen idea de como se manejarán desde nación.

Ese documento, no es más que un tímido grito de seis confederaciones, aunque varias secretarías de deportes provinciales tienen la misma visión y pese a que no lo expresan en comunicados critican por lo bajo en off.

Es evidente que no se sabe que estrategia territorial se debe implementar. Hoy no se piensa en parar la pelota y priorizar la salud de los niños, adolescentes y adultos. Hoy, lamentablemente, se piensa más en el famoso "el show debe continuar".

Por más que resulte doloroso, hoy no debería pensarse en el regreso a las canchas o a los clubes. No debería pensarse en que vuelvan los pibes al aula o a una educación física en grupo en las escuelas. Hoy TODOS los clubes de barrio del pais deberían recibir un subsidio serio que les permita respirar y reorganizarse. Deberían estar codo a codo con las estructuras deportivas armando un nuevo registro de instituciones y abordar la problemática de profesionalizar el sector.

La pandemia no nos mostrará mejores. Tampoco más organizados. Tampoco profesionalizados. Tampoco con mejoras edilicias. Tampoco con una articulación frecuente entre todas las secretarías de deportes del país. Tampoco con más contenido educacional.

Hoy, ya que no se aprovechó el tiempo muerto para pensar en todos esos puntos, al menos se debería parar la pelota, considerar parar las actividad hasta el próximo año y cuidar la salud de todos los chicos y adolescentes.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.