Análisis

Análisis

Las prioridades de Larreta para el deporte: Sin Subsecretario hace un año

El affaire de Luis Lobo en aquel 2020 dejó a los porteños sin líder deportivo y hoy no hay quien comande las políticas sectoriales.

Por: Ezequiel Juaristi
24 de mayo de 2021

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires lleva 329 días sin subsecretario de Deportes. Si, 10 meses y 24 días sin una autoridad que dirija el rumbo a una política sumamente importante y que posibilita no solamente un plan de contingencia para la actualidad sino el armado de una estrategia que permita pensar en el mañana sin pandemia.

Y es que pese a que prácticamente nadie recuerda aquella renuncia del ex tenista Luis Lobo un 29 de junio de 2020 tras ser descubierto jugando al Pádel de manera clandestina y violando en aquel comienzo de pandemia el Aislamiento Social preventivo y Obligatorio impuesto por el presidente Alberto Fernández, la realidad marca que el puesto más importante del deporte porteño cumplirá en breves un año sin un líder.

Esta ausencia no hace mas que evidenciar la falta de políticas deportivas, una política que históricamente se apoyó en los clubes de barrio pero que en los últimos años ha degradado el presupuesto del sector y posibilitado a mega cadenas de gimnasios tener decenas de sedes e instaurar un modelo individualista en detrimento del modelo asociativo.

"El tema de la ausencia del subsecretario es una dificultad ya que siempre falta una firma. Es un paso burocrático que siempre falta y es una orientación que no tenemos. Más allá de que siempre nos han atendido y nos han atendido bien aun sabiendo que podemos no pensar la realidad deportiva y de las políticas en forma coincidente aun así nos han atendido bien, esta claro que es una carencia y que los clubes necesitamos que ese cargo sea cubierto de una vez", explicó Pablo Salcito, presidente de FEDECIBA, la federación de Clubes de barrio con más historia en territorio porteño.

Juan Pedro Gallardo, de la Red por el Deporte y la Inclusión Social, también destacó: "Es una clara muestra del desprecio que se tiene con el deporte en general y los clubes de barrio en particular. De alguna manera es como el reflejo de las políticas que lleva adelante para con este sector donde abundan enormes carencias, se anuncian subsidios que por supuesto son bienvenidos pero que realmente no cubren con las necesidades y al mismo tiempo creo que hay otras prioridades mucho mas importantes para atender pero lógicamente si no están las conducciones establecidas se hace muy difícil poder canalizar tanto los reclamos como la implementación de las políticas que tiendan a cumplir con la legislación vigente y con los derechos que tienen los clubes de barrio como organizaciones libres del pueblo y de cercanía y de proximidad con el barrio, con el territorio con las comunidades.

En los últimos días fue Diego Santilli, vice jefe de gobierno, quien hizo las veces de Subsecretario para presentar el segundo subsidio desde la llegada de la pandemia, algo que parece escaso ya que no hubo ninguna otra política porteña que asista a las cientos de instituciones que padecen la pandemia.


Esa falta de nombramiento, también repercute a la hora de organizar los espacios, encontrar los protocolos necesarios para poder regresar a las actividades de manera organizada y rápida. Ante ésto y la falta de políticas deportivas Salcito fue claro: "En CABA vemos complicada la falta de ingresos, la falta de espacios por todo esto que esta pasando y esperamos que las políticas se reactiven ni bien se puedan, lo que pasa es que creemos que no hay una política deportiva muy definida, ojalá se pueda reactivar el consejo del deporte, se renueven los representantes de los clubes de barrio en ese organismo y que asuma algún verdadero representante de lo que es una administración diaria de un club y que la agenda de los clubes se pueda llevar adelante, eso es lo que estamos esperando esta todo en un impasse, por obvias razones y esperamos que esto pase rápido y podamos volver a los clubes", Pablo Salcito,

Por último, Juan Pedro Gallardo resumió que esta falta de designación es la muestra de lo que vale el deporte para Larreta y Juntos por el Cambio: "El desprecio es total por la actividad y eso se ve reflejado no solamente con la no designación sino también en las políticas que lleva adelante y el escaso presupuesto que se destina y eso atenta contra la vida de los clubes de barrio y atenta contra la implementación de políticas inclusivas y sociales que se dan a través de nuestras instituciones. Me parece que es una falencia muy importante que debe ser resuelta en el tiempo mas corto posible".

En las próximas semanas se cumplirá un año sin Subsecretario de deportes. No hay indicios que esto se modifique.

Mientras tanto, entre otras problemáticas las instituciones y dirigentes no saben con quien discutir como será el deporte en los próximos diez años, hay clubes que pugnan por un techo digno, parte del parque Sarmiento es regalado a un club de rugby de la elite porteña y decenas de escuelitas de fútbol buscan un espacio verde en alguna de las pocas plazas que quedan en pie.

Macri antes y Larreta ahora privatizan lo que encuentran a su paso. El deporte, por lo pronto, no es excepción. Hoy, mientras tanto, no se avisora una salida "elegante" y que al menos haya un subsecretario/a que comande el barco.

De todos modos, si ponemos una ficha en el tablero, seguramente saquemos el pozo grande los que apostemos que todo seguirá como hasta ahora y el deporte será solo será para pocos, pago y con los clubes pugnando para que alguna que otra migaja se "derrame"

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.