Política Deportiva

Política Deportiva

Lammens 2021

El mandamás del deporte arma su estrategia 2021 para liderar la lista del Frente de Todxs en CABA

Por: Ezequiel Juaristi
13 de septiembre de 2020

La inserción al mundo de la política de Matías Lammens fue una bocanada de aire fresco para las esperanzas del peronismo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Siempre prolijo, pelo corto, barba incipiente de tres días y con un discurso medido fue el político que más caló hondo en las esperanzas porteñas de la centro izquierda el año pasado que hasta se imaginó derrocando a Rodríguez Larreta en un hipotético Balotaje.

Ese look progre le permitió además ser mirado con simpatía por algunas de las señoras y señores "bien" de Recoleta, Barrio Norte, Caballito, Villa Urquiza o Belgrano que hasta lo pensaban entrando del brazo de su hija un domingo al mediodía o preparándole un sandwich de salamín y queso a su suegro al costado de la parrilla.

La metamorfosis "Lamensiana" pasó de mostrar su lado "revolucionario" que resaltaba en aquel viaje adolescente a la Cuba de Fidel y el Che a despegarse lo máximo posible de Cristina Fernández de Kirchner para meterse en un escenario político porteño y embelesar al electorado "tibio".

No llegó Lammens en CABA. Lo dubitativo que se lo vio en aquel debate con Rodríguez Larreta le jugó una mala pasada. Quizás sumergido aún en los encuentros con el jefe de gobierno porteño, con Santilli, con Ritondo y con la cúpula del Pro que eran más frecuentes que sus visitas a las unidades básicas del peronismo porteño.

De todos modos esa "buena" elección tuvo su premio. Fue elegido para liderar el ministerio de Turismo y Deportes, una decisión que incomodó a la Albertista Inés Arrondo que ya se pensaba como ministra y que tuvo que acomodarse como pudo dentro de la estructura deportiva nacional.

Ese premio, ese "piloto automático" que significaba el Ministerio menos "incomodo" tuvo una complicación importante, LA PANDEMIA.

Fue un cimbronazo, porque ese piloto automático se transformó en un problema con el que fue y aún es difícil de lidiar. Los clubes -estructuras contenedoras por excelencia- y el turismo fueron de los sectores más afectados y las respuestas fueron escasas durante varios meses. Pese al lavado de cara que que se le quiere dar en las entrevistas televisivas y radiales brindadas por Sergio Palmas, su mano derecha, los protagonistas se salen de la vaina ante la inacción.


Hoy en día, no logra sentir el puesto. Como cuando a un enganche lo pones como volante por la derecha, Lammens hoy no tiene llegada directa a las estructuras deportivas de base y eso es un problema con lo que lucha a diario. Se siente más a gusto en las reuniones con los secretarios de deportes provinciales en presentaciones de obras al 10% de los clubes de barrio que teniendo que planificar una política deportiva con contenido o pensando estrategias para llegar a todos.

Juan Ignacio Lara, Director Nacional de Deporte Comunitario y hombre de confianza de Inés Arrondo con quien trabajó en el Emder, ya se presenta ante propios y extraños como el jefe de Francisco Chiban, la voz de los clubes en la estructura deportiva nacional y también amigo de Lammens.

Lara busca ser el interlocutor entre los actores del deporte y el estado nacional algo que a 8 meses del comienzo de gestión se logró a cuentagotas y que no fue precisamente por culpa de los diversos referentes deportivos.

Esta catarata de dudas, de tejes y manejes, complican la proyección política de Lammens.

Sus pensamientos se mezclan entre hacer pata ancha en la estructura deportiva o como relanzar su proyección en la política porteña.

Tendrá que lidiar con Leandro Santoro que hoy es de los cuadros más claros del Frente de Todos y que piensa como jugar en CABA. También con Mariano Recalde, el camporista que ya participó en algunas elecciones porteñas sin demasiado éxito pero de buena gestión al frente de Aerolíneas Argentinas.

Los días de pandemia invitan a la rosca política. Hoy Lammens debe decidir si considera que el deporte nacional es lo suficientemente importante como para interesarse y transformarlo o deja su puesto para ser el referente del Frente en las elecciones porteñas del 2021.

Arrondo, mientras tanto, prepara el cuchillo y el tenedor, no vaya a ser cosa que la inviten al asado y no la encuentren preparada.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.