Salud

Salud

Hacer ejercicio en la infancia mejora la función cognitiva en la vejez

Un estudio determinó que optimiza el desarrollo de la red cerebral y por consiguiente la promoción y el mantenimiento de la función cognitiva en la edad adulta.

24 de junio de 2021

Una investigación realizada por el Instituto de Ciencias del Cerebro de la Universidad de Tamagawa y la Escuela de Postgrado de Desarrollo Humano y Medio Ambiente de la Universidad de Kobe demostró que las personas que realizan actividad física en la infancia desarrollan una mejor función cognitiva al llegar a la edad adulta.

Según el sitio webconsultas.com "En trabajos previos llevados a cabo en la década anterior se había observado que la práctica de actividad física en la infancia afectaba al desarrollo de las funciones cognitivas, y recientemente otros hallazgos señalaban que los beneficios del ejercicio físico para los niños se prolongaban en el tiempo y contribuían a mantener y favorecer las funciones cognitivas durante la mediana y la tercera edad".

En el nuevo estudio que desarrollaron un equipo de científicos que incluye al profesor Matsuda Tetsuya del Instituto de Ciencias del Cerebro de la Universidad de Tamagawa y el profesor asistente Ishihara Toru de la Escuela de Postgrado de Desarrollo Humano y Medio Ambiente de la Universidad de Kobe y que publicó el sitio web especializado en medicina NeuroImage descubrieron que:

  • Las personas que se mantienen activas físicamente durante la infancia (hasta los 12 años de edad) tienen funciones cognitivas más elevadas en la adultez.
  • No se encontró una correlación entre la función cognitiva y la actividad física que se realizaba tras superar la niñez.
  • La asociación positiva entre la práctica de ejercicio en la infancia y la función cognitiva fue evidente en la segregación modular de las redes cerebrales, el fortalecimiento de la conectividad interhemisférica, el mayor grosor cortical, los menores niveles de arborización dendrítica y la reducción de la densidad.
  • Durante la infancia, la formación de la red del cerebro es susceptible a factores ambientales y relacionados con la experiencia. Se cree que el ejercicio durante este período optimiza el desarrollo de la red cerebral y está relacionado con el mantenimiento y la promoción de la función cognitiva en la edad adulta.

Conjuntamente, el objetivo del estudio era conocer si practicar ejercicio durante los primeros años de vida predice la inhibición de la respuesta en la edad adulta y, si es así, mostrar la conectividad cerebral y las estructuras corticales que contribuyen a esta asociación.

Para ello, los investigadores estudiaron la relación entre el ejercicio en la infancia y la función cognitiva y las redes neuronales funcionales y estructurales subyacentes y la estructura cortical en 214 personas de entre 26 y 69 años.

Para evaluar el ejercicio infantil usaron un cuestionario (en el que se incluyeron datos como nivel educativo de los participantes y de sus padres, número de hermanos y el ejercicio practicado durante la edad adulta), y también evaluaron la capacidad de suprimir los comportamientos inadecuados (inhibición de la respuesta), que es un aspecto de la función cognitiva.

Por último, los investigadores afirmaron que los resultados sugieren que practicar ejercicio durante la infancia (antes de ingresar a la escuela secundaria, a los 12 años o menos) predijo significativamente una mejor inhibición de la respuesta, y que esta asociación puede ser moderada por cambios en los circuitos neuronales, como el aumento del grosor y la eficiencia cortical y el fortalecimiento de la conectividad inter-hemisférica.

De todos modos, y pese a que resta profundizar un análisis específico, esta asociación no se encontró cuando la práctica de ejercicio tuvo lugar en la adolescencia temprana o con más de 12 años.

Fuente: webconsultas.com

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.