Opinión

Opinión

Esperá que el subsidio ya llega

El ministerio de Turismo y Deportes y la Secretaría les piden paciencia a los clubes a la hora de brindar beneficios. Ambas estructuras patean la pelota para el costado y "Clubes en Obra" lejos está de ser "histórico" como anuncian.

Por: Ezequiel Juaristi
1 de julio de 2020

Una estructura de dos, tres, cuatro personas para resolver casi veinte mil subsidios. O si no son veinte mil subsidios son algunos menos, pero hoy en día los clubes de barrio están a la buena de dios, o de la suerte. O de que alguien pueda poner un sello que le permita cobrar ese subsidio y ese sello no se sabe en que mano está.

Porque no lo tiene Matías Lammens, ministro de Deportes y Turismo, no lo tiene Inés Arrondo, Secretaria, no lo tiene Francisco Chibán, director Nacional de Clubes Argentinos y nadie sabe como hacer para encontrar respuestas ante la desidia y la falta de respuestas, lo que todos llaman la burocracia, esa que hoy en día reina para obtener al menos un beneficio.

Y esa estructura de dos, tres o cuatro personas, es la encargada de que el mes que viene los clubes estén abiertos. Y eso es lo preocupante. Porque después de buscar hasta por debajo de las piedras de los cien subsidios que supuestamente se dieron en el programa "Clubes en Obra", no encontramos ni uno.

Los programas y subsidios provinciales hoy son la clave para que esos clubes no cierren. La dinámica que existe en esos lugares de referencia es infinitamente mayor a lo que hoy se ve en una estructura nacional que pide cientos de papeles para otorgar beneficios, papeles o mails que nunca tienen respuesta porque según lo consultado las casillas están abarrotadas de dudas y reclamos.

Vemos así que la Agencia Córdoba Deportes anuncia y hace efectivo el otorgamiento de subsidios a varias de las instituciones que se inscribieron. Desde ya que hay puntos a desarrollar y ajustar, pero vemos en su página web o redes sociales que desde el 27 de mayo que anunciaron la creación del programa hasta hoy ya hay al menos cien clubes que obtuvieron la asistencia de $40000.

Tucumán por su parte, está tratando a través de su Concejo Deliberante la condonación de deudas y otros beneficios para que las bases del deporte hoy tan afectados por el parate masivo de actividades y la falta de recaudación al caerse la cuota social no cierren.

Santa Fé tomó la determinación de destinarle a los clubes una partida presupuestaria de 200 millones que en principio estaba destinada a competencias provinciales y así dio un poco de aire.

Chubut, a mediadios del mes pasado, anunció que inicialmente 41 clubes deportivos recibirán aportes para afrontar gastos durante la pandemia. Ésto, articulado con los municipios y pidiendo sobre todo que aquellos que no estén registrados se pongan en contacto para regularizar su situación.

La provincia de Buenos Aires, gracias a un puñado de dirigentes, está cerca de concretar una ley que sería por demás de importante ya que les permitiría exenciones impositivas, condonaciones de deudas, condonaciones administrativas, cuentas bancarias gratuitas y otros puntos vitales.

Matías Lammens, el hombre fuerte del deporte argentino.

Mientras tanto, a nivel nacional, la ley 27098 es seguro que este año no se reglamentará y por lo que nos dijeron diversas fuentes primero hay que pedirle permiso a las energéticas, segundo ver la partida presupuestaria y recién después, si hay ganas, puede alguien sacarla de adentro del cajón y desempolvarla.

Lamentablemente clubes, federaciones, asociaciones y el personal que trabaja en éstas instituciones notan que no hay una política organizada y planificada de como se gestionará el día después de la pandemia. Sí desde lo discursivo, como venimos expresando, hay un enaltecimiento pero eso a la larga o a la corta sabemos que se esfuma.

El tiempo se acaba y las autoridades nacionales aún no se dan cuenta. Las provincias son las que se están moviendo. Hoy el subsidio "histórico" de Clubes en Obra esta lejos de ser histórico porque nadie accede y porque además, para que sea histórico primero tiene que suceder, como sucedió con Juan Domingo Perón, con Néstor Kirchner y con Cristina Fernández.

Esos gobiernos, si está comprobado que quisieron a los clubes. Si está comprobado que fueron históricos. Si está comprobado que destinaron partidas millonarias. Si está comprobado que mejoraron la vida de los pibes adentro de un club. Si está documentado que gastaron cientos de millones de pesos en hacer piletas, tribunas, pisos, techos de gimnasios y vestuarios.

Mientras tanto, hoy, muchos de esos casi veinte mil clubes siguen con las puertas abiertas salvando vidas y haciendo malabares. Porque el salvar vidas, el ponerse el equipo al hombro, el pasar frío cada mañana no entiende de papeles, no entiende de burocracia y no patea la pelota para el costado.


¿Qué te pareció esta noticia?

56 opiniones registradas.

28% Me gusta
16% Me aburre

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.