Análisis

Análisis

El Deporte, una vez más, afuera de las listas

Los cierres de listas dejaron afuera al deporte, que una vez más fue desechado y ninguneado.

25 de julio de 2021

En las últimas horas las provincias y ciudades se debatieron el cierre de las listas de candidatos a diputados y senadores que representarán a la sociedad en los próximos años.

Se debatieron los lugares, las listas, el peso que tiene cada partido y demás detalles en roscas interminables que finalizaron en la media noche de un sábado de super acción.

Las listas se dividieron entre políticos, economistas, empresarios, dirigentes gremiales, sociales, médicos y hasta periodistas, pero hubo un espacio que no tuvo representación, no tuvo peso, no contó con lugares y tampoco pugnará por derechos lógicos e impostergables en las cámaras, EL DEPORTE.

Ni el deporte de elite, ni el social, ni los clubes, ni los federados, ni los amateurs tendrán en las próximas elecciones a desarrollarse en noviembre a un candidato que votar. Una paradoja si se tiene en cuenta que fueron los clubes y sus dirigentes uno de los sectores que bancaron contra viento y marea el desastre que provocó la pandemia.

De hecho a diario son enaltecidos hasta el hartazgo desde lo discursivo y la política hasta pide prestadas instalaciones para actos, pero ni profesores ni dirigentes deportivos -salvo alguna vaga excepción- ingresaron a las listas.

Y es que además, si se tiene en cuenta las diversas problemáticas que tiene el sector, un representante en alguna de las cámaras sería vital para que empiecen a debatirse derechos impostergables relacionados con lo energético, con las infraestructuras, con planificaciones y con un mejor deporte a largo plazo.

No hay excusas para que no estén. No hay justificativos de dejar afuera a un sector que históricamente trabajó territorialmente y fue una pata vital para el estado en el día a día.

De hecho, es necesario que se piense una nueva forma de brindar derechos al deporte y darle un salto de calidad. Hoy, el deporte esta a expensas de que la política le haga guiños constantes y después le cobre esos favores con aperturas de puertas para actos o hasta campañas vacunatorias y centros de testeos.

Porque si miramos detalladamente, muchos clubes enarbolan banderas o repiten semana a semana fotos con candidatos, con políticos, con representantes, en busca de reconocimientos y hoy ese reconocimiento solamente se brinda con diez pelotas, con veinte conos o con un juego de camisetas.


Conjuntamente, en el reparto del presupuesto anual, el deporte cambia según quien está en el poder y es una lógica que no da para más. Es una lógica perversa que no hace más que tener una mirada cortoplacista rogando que alguien se acuerde del deporte y particularmente de los clubes.

En tiempos de Juegos Olímpicos, en tiempos que todos hinchamos y nos encolumnamos con nuestros atletas que nos representan, el deporte se quedará una vez más sin representantes en el Congreso o en el Senado.

Atrás quedaron Carlos Reutemann, Daniel Scioli, Héctor Baldassi, Agustín Calleri y demás atletas que brillaron en el mundo y que no descollaron con transformaciones para el conjunto del deporte.

Los dirigentes a lo largo y ancho del pais demostraron en pandemia el trabajo territorial, la gestión y cómo sacan agua de las piedras. En las últimas horas se demostró que la política una vez más le da la espalda a las miles de instituciones de base y al deporte en su conjunto.

Como ocurrió históricamente y particularmente en los últimos tiempos de cierres de listas, el Deporte, una vez más, se quedó afuera de todo.

Comparte tu opinión, dejanos tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.